Entrevista de trabajo curiosa…

¿Quién no ha salido de una entrevista de trabajo pensando: ‘Qué coño cojones acaba de pasar ahí dentro’? De hecho, si lo primero que se te pasa por la cabeza no es si serás el elegido, sino qué le está pasando a este mundo, es que algo se ha torcido. No os digo más si, como me ocurrió hace unos meses, la entrevista te la hace el doble de Humberto Janeiro

Entrevista

Los últimos meses de mi vida estuvieron marcados por una muy activa búsqueda de empleo. Con menos fortuna de la esperada, aunque la habitual en los tiempos que corren en el mundo del Periodismo, he hecho entrevistas de todos los colores. No obstante, hubo una que fue más digna de cámara oculta que de oferta de trabajo.

Todo comenzó de la manera habitual: llamada, cita para el día siguiente, subidón… El puesto era para redactor en una revista especializada y la sede de la misma se encuentra en uno de los barrios con más solera de Madrid. Hasta ahí todo normal. Pero la normalidad dejó paso al bizarrismo cuando me dijeron que podía pasar al despacho del entrevistador.

Corbata machote40 metros cuadrados (a ojo) de despacho, decoración rancia y un olor a tabaco que tiraba para atrás. Eso la estancia. En cuanto a mi entrevistador: 68 años (él me lo dijo), camisa abierta hasta el ombligo, pelos blancos y largos en su pecho, que parecían vigilarme, y encendiéndose un Ducados negro con los últimos coletazos del que se acababa de fumar.

Mr. Ducados: ‘¿Te molesta que fume…? Buah, si para lo que va a durar esto…’
Yo: …
Mr. Ducados: ‘¿Te llamas…? Ah, aquí estás. Jesús, cuéntame… Bueno, no me cuentes nada que no me interesa…’
Yo: …
Mr. Ducados: (Mirando mi CV) ‘Veo que tienes bastante experiencia…’

La entrevista no se prolongó más de 10 minutos, tiempo en el que me contó que fumaba desde los 13 años, tenía una hija de 10 y que estaba algo resfriado. Obviamente, el tema central del encuentro fue él, no mi experiencia laboral, a pesar de lo cual, me fui con la sensación de que la entrevista había ido bastante bien.

El MétodoDe hecho, no me equivocaba demasiado pues, a través de un contacto, supe que yo había sido uno de los dos candidatos que finalmente optaron al puesto. Por desgracia, escogieron al otro. Y digo por desgracia porque las condiciones eran muy buenas y el pseudo Humberto Janeiro no parecía mal tipo. Eso sí, el escotazo no le favorecía en absoluto.

Mucha gente pensará que la entrevista era un nuevo concepto de proceso de selección (cuánto daño hizo ‘El método Gronholm‘). Otros dirán que cómo está el patio. En mi caso, y tras vivir la experiencia en primera persona, puedo asegurar que recordaré esta entrevista toda mi vida, y de forma positiva, salvo por el hecho de que no me cogieran.

Enlaces relacionados:
Yo gané una Champions con Mourinho…
De fútbol, churros y almanaques (I) y (II)
Llamadas furtivas de madrugada…
El taxista que perdió el juicio (I) y (II)
De periodista, nada; de cura algo, sale…
¿Te chupo la sangre y luego nos enrollamos…?

Ronda Musical…

Que Bruno Mars es uno de los artistas que me sorprende con cada canción, es un hecho. Que con su último single se ha superado, también lo es. Y es que ‘Locked out of heaven‘ es de esos temas que te engancha con sólo escuchar 15 segundos… Por cierto, soy el único al que le recuerda a ‘Sting‘…?

Autor: Jesús Redondo Consuegra

My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

4 pensamientos en “Entrevista de trabajo curiosa…

  1. Jajajajaja no sé qué comentar porque con lo de que se parecía a Humberto Janeiro me he partido de risa!!
    Oye has hecho que me lo imagine perfectamente. Menuda entrevista….menudo olor asqueroso jajaja y menuda imagen para no dormir. Me he reido mucho gracias! jajaja

  2. La comparación era sencilla porque el tipo era clavado, jeje! Eso sí, le faltaba el acentazo andaluz! El problema de esta experiencia es que muchas veces, antes de abrir cualquier puerta, todavía pienso que él puede estar detrás esperándome… y me dan escalofríos, jajaja!

  3. No se que me da más temor si la entrevista por un psicópata con reminiscencia de Al Pacino o tener algún compañero asin,
    No llego a entender para que te entrevisto? si no aportaste ningún dato a tu CV ni mantuviste una conversación…..

  4. La vieja escuela es impredecible! Dicen que el diablo sabe más por viejo que por diablo, a lo mejor le bastó con fijarse en un par de detalles para saber si valía o no! Como te digo, al final casi me coge por lo que no iba desencaminado, aunque sí descamisado!

    Los grandes genios son excéntricos. Quién sabe si este tipo era un revolucionario de los Recursos Humanos y dentro de unos años las entrevistas de este estilo llevarán su nombre…

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s