De fútbol, churros y almanaques… (I)

Desde que tengo uso de razón, recuerdo haber tenido siempre un balón con el que jugar. Laboralmente, es obvio que no me ha servido de mucho (aunque lo que hace Kaká en el Real Madrid, podría hacerlo yo por la mitad de su sueldo). Pero, tras toda una vida corriendo detrás de una pelota, lo que sí tengo son anécdotas ‘a patadas…’

Una de las circunstancias que más impresiona de nuestra juventud, sobre todo cuando la observas con perspectiva, es el inusitado aguante que otorga al cuerpo humano. Como muestra, dos ejemplos.

Durante mi época de juvenil, de 16 a 18 años, tuve la suerte de jugar en el equipo de fútbol sala de mi Instituto (Infantes), por lo que todos los integrantes de la plantilla éramos amigos. Obviamente, nuestro entrenador no era Mourinho, no había concentraciones, y las noches previas a los partidos solían desmadrarse. Mucho alcohol, pocas horas de sueño y una media de 10 km recorridos cada noche que salíamos (sí, un día los medimos), no era la mejor rutina en la previa de un partido. A pesar todo, al día siguiente todos estábamos disponibles y en óptimas condiciones para disputar el encuentro, como demostró la clasificación durante esos años. Incomprensible, pero cierto.

Lo mejor de estos partidos con resaca era el momento en que rompías a sudar y el alcohol acumulado en tu cuerpo comenzaba a brotar por cada uno de tus poros. En mi caso, definiría la sensación como una limpieza de alma de alta graduación. Purificante y revitalizante, a partes iguales. Eso sí, para el resto de jugadores era como tener un ambientador de ron gigante al lado. No obstante, esto no es de lo peor que puedes llegar a oler, si juegas un partido de fútbol…

Rezabas para no caerte...El otro ejemplo es de algunos años antes, en concreto, cuando tenía 14, y jugaba en el equipo de Fútbol 11 de mi pueblo (Camuñas). Por aquel entonces, mi compañero de aventuras era Paco, con el que compartí cientos de fines de semanas, muchos veranos, incluso negocio. Obviamente, también coincidimos en numerosos equipos de fútbol (Eva-Coen, Sheppur, Kanariños…), entre ellos el antes mencionado conjunto municipal, por lo que al ser vecinos, siempre quedábamos para ir juntos a los partidos.

Lo que no consigo recordar es la forma en que se instauró en nuestra dupla, una tradición, previa a los encuentros, que se prolongó durante toda una temporada. Una tradición que, de llevarla a cabo en la actualidad, daría con nuestro estómago en el desguace más cercano.

La cosa era simple. Antes de cada partido comprábamos 10 porras y 10 churros (a 5 pesetas el churro y 10 la porra, esto es, menos de un euro en total). Si el partido era en casa, nos los comíamos de camino al campo, mientras charlábamos de nuestras cosas (chicas). Si el partido era fuera de casa, nos los comíamos en el autobús, mientras charlábamos de nuestras cosas (chicas y las largas distancias entre los municipios de la provincia de Toledo).

Cinco de cada por cabeza...

Te puedo asegurar que en ningún partido tuvimos problemas de estómago, mareos o algún tipo de síntoma anómalo. Es más, creamos tendencia, y más de un compañero se sumó a la moda de los churros. Lo que no puedo ocultar es que los resultados de este equipo fueron menos brillantes de lo esperado. ¿La explicación? Muy sencilla, pero tendrás que esperar a la segunda parte de este post para que te la cuente… y no, no fueron los churros… ni tampoco las porras…

Artículos relacionados:
“Disculpe… ¿ha secuestrado usted a mi esposa?”
Mazapán + Whisky de malta: Una pareja perfecta
De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…
15 céntimos por un pase al paraíso…

Ronda Musical…

Reconozco que antes de esta canción no conocía a Ellie Goulding. Algo lógico, teniendo en cuenta que sólo ha lanzando al mercado un disco, ‘Lights‘, en 2009, y una reedición del mismo, ‘Bright Ligths‘, un año después. A pesar de todo, esta canción tiene algo hipnótico que te atrapa y se te mete en la cabeza, con sólo escucharla una vez…

Autor: Jesús Redondo Consuegra
My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

8 pensamientos en “De fútbol, churros y almanaques… (I)

  1. La verdad, hoy o estoy yo muy espesa, que no digo que no, o el contenido del articulo no me ha suscitado el animo de criticar, opinar, revatir…. sera la calooo!!!

  2. Pingback: Yo gané una Champions con Mourinho… | La Última Ronda

  3. Pingback: Esguince, el dolor de los dolores… | La Última Ronda

  4. Pingback: ‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones… | La Última Ronda

  5. Pingback: De llamadas telefónicas, facturas millonarias y famosos… | La Última Ronda

  6. Pingback: Entrevista de trabajo curiosa… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s