Yo gané una Champions con Mourinho…

Se hace llamar ‘The Special One‘, y reconozco que el apodo no es casual. José Mourinho, entrenador del Real Madrid, es una de esas persona que acapara toda la atención de una sala, en cuanto cruza la puerta. Y no hablo de ahora, que es un referente mundial de los banquillos, hablo de hace años… en concreto ocho. Es el tiempo que ha pasado desde que yo estuve con Mourinho…

Jose Mourinho

Como ya he contado en numerosas ocasiones, durante un tiempo trabajé en un conocido hotel de lujo madrileño. Cantantes, políticos o empresarios de todo el mundo, pasaban por sus habitaciones a diario, sin hacer el más mínimo ruido mediático. Obviamente, la discreción va incluida en el precio de este tipo de hoteles.

Champions LeagueEn este caso, además de la discreción, también lo está la ubicación, en una de las más importantes arterias madrileñas: La Castellana. Por tal motivo, era habitual que muchos de los equipos que jugaban contra el Real Madrid, pasaran por sus instalaciones. Deportivo de La Coruña, Espanyol o Barcelona eran habituales cada temporada. Los que variaban, por motivos obvios, eran los rivales del club blanco en Champions League. Así es como el Oporto de José Mourinho vino a parar al hotel, en la temporada 2003/2004.

Mi cometido, junto a otro compañero, era darles desayuno, comida, merienda y cena, tras el partido. Traducido a lenguaje laboral, se llama entrar a las 06:00 horas y salir a las 02:00 de la madrugada. 20 horas de trabajo ininterrumpidas, que siempre parecen pocas cuando la hora es tu medida de pago (a nueve euros cada una, por cierto). Además, como los encargados ya nos conocían, siempre tiraban de los futboleros en estos casos, y qué razón tenían los cabrones…

Vítor BaiaLo cierto es que por aquel entonces, ya se empezaba a hablar de Mourinho y los grandes resultados que estaba cosechando su equipo. No obstante, tener a jugadores como Vitor Baia, Deco, Ricardo Carvalho o Maniche, restaba mucha cuota de protagonismo al entrenador. Al menos, en los medios de comunicación. Y es que la jornada que pude compartir con ellos, dejó bien claro quién mandaba en el vestuario.

Con el desayuno preparado, empezaron a bajar los primeros componentes de la plantilla. A pesar de ser muy temprano, estaban de buen humor y las risas eran la la tónica constante de cada mesa. Unas risas que cesaron de inmediato cuando el Míster, de los últimos en llegar, entró en la sala. Fueron sólo dos segundos de silencio, dos segundos en los que todos dejamos lo que teníamos entre manos para mirar a la puerta… había llegado el macho alfa. Transcurrido este corto pero intenso lapso de tiempo, cada uno siguió a lo suyo menos yo, que seguí a lo mío.

No había visto una entrada tan portentosa desde los tiempos de Norma Duval en la Revista. Mi primera impresión tras la misma, fue que Mourinho infundía un miedo atroz en la plantilla. Nada más lejos de la realidad. No tuve más que observarle durante cinco minutos, para ver que era uno más, eso sí, el que mandaba. ‘The Special One’. El resto de comidas que compartimos con ellos, no vino sino a confirmar mis deducciones: Mourinho tenía un carisma innato, sabía cómo ganarse a la gente y manejar un nutrido grupo de grandes egos.

REAL MADRID'S SOLARI CELEBRATES SCORING AGAINST SPARTA PRAGUEPor si me quedara alguna duda, tras finalizar el partido en el Santiago Bernabeu (1-1; Solari y Derlei, de penalti), los jugadores y el propio Mourinho volvieron al hotel y pasaron por el salón para cenar algo. Agotados, poco habladores, aunque con cara de felicidad por el empate, no tardaron mucho en dejar el habitáculo vacío. Uno de los últimos en irse fue Mourinho quien, antes de retirarse a su habitación, se acercó a mi compañero y a mí y nos dijo:

Mourinho: ‘Aunque no os lo creáis, nuestro éxito también ha sido gracias a vosotros. Muchas gracias por vuestro trabajo durante todo el día…’

En ese momento, mis sentimientos eran una mezcla entre gozo y perplejidad. No obstante, seguro que mi cara decía algo bien distinto (como que estaba al borde del desmayo o algo peor…). Sea como fuere, lo mejor que articulé a decir fue:

Yo: ‘Gracias Míster. Si no gana el Real Madrid la Champions, espero que la ganen ustedes…’
Mourinho: ‘Ellos ya llevan muchas… Este año nos toca a nosotros…’

Mourinho con Nuno Valente - Foto: Getty ImagesAhí terminó mi conversación con José Mourinho. Lo sé, sólo fueron dos frases, pero ya son dos más que mi compañero, quien por momentos pensé que se meaba encima…

Ese año, el Oporto de Mourinho ganó la Champions League, tras derrotar en la final al Mónaco (3-0; Carlos Alberto, Deco y Alenitchev). Y sí, en parte, sentí que una ínfima parte de esa victoria era mía… ¿Qué quieres que te diga? Es lo más cerca de ganar una Champions que voy a estar… A menos que a Sergio Ramos se le caiga encima mío durante la celebración de la Décima…

Enlaces relacionados:
De fútbol, churros y almanaques (I)
De fútbol, churro y almanaques (II)
De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…
15 céntimos por un pase al paraíso…
De guarros, salas de máquinas y bayetas legendarias…
De amigos, raciones infernales y talentos desaprovechados…

Ronda Musical…

En las próximas semanas, te recomendaré ‘American Horror Story‘, una de las series más inquietantes, sorprendentes y adictivas que he visto últimamente. Además, su segunda temporada ha supuesto el bautismo como actor de Adam Levine. El cantante y líder de Maroon 5 no parece tener mucha suerte con sus relaciones televisivas. La que protagoniza en este vídeo, no termina muy bien, aunque es un lujo comparada con el final de su romance en la serie de Ryan Murphy

Autor: Jesús Redondo Consuegra

My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

8 pensamientos en “Yo gané una Champions con Mourinho…

  1. Joooo!! a pesar de lo joven que eres, tienes un saco de de anecdotas y como los buenos cocineros nos las vas sirviendo aderezadas con tu toque y “con fundamento”.

  2. Jajajaja! La verdad es que anécdotas tengo para aburrir, pero supongo que como todo el mundo, sólo que yo no tengo problema en compartirlas con todo el mundo! Estoy seguro que cualquiera que se ponga a hacer memoria, tiene decenas de historias curiosas y divertidas que contar… y yo sería el primero en leerlas, como buen cotilla que soy…

  3. Pingback: Esguince, el dolor de los dolores… | La Última Ronda

  4. Pingback: ‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones… | La Última Ronda

  5. Pingback: De llamadas telefónicas, facturas millonarias y famosos… | La Última Ronda

  6. Me ha encantado la historia…aunque cuando he leido Vitor Bahía y su foto al lado…he dejado de respirar. Ya con 12 años tenía un cojín con su foto y con el que dormía cada noche…hasta que se me pasó la tontería claro. A mi me cae fatal Mou, pero si me hubiera pasado lo que a tí…bueno…me ahorraré palabras soeces

  7. Jajaja! Reconozco que Vitor Baia es un tío que impone en persona! Elegante hasta con chándal! En cuanto a Mourinho, en fin, de todo tiene que haber…

  8. Pingback: Entrevista de trabajo curiosa… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s