Sonámbulo se me queda corto…

¿Te imaginas acostarte una noche, con el pijama puesto, y despertarte con el uniforme del colegio…? Yo tampoco, hasta que me pasó cuando tenía 13 años. Desde que tengo uso de razón, he sido sonámbulo. Hoy en día, lo sigo siendo. Lo malo de este ‘problemilla‘: que vete a saber por dónde saldré cada vez que me acuesto. Lo bueno: que dormir cerca de mí es una aventura…

Sigue leyendo