De llamadas telefónicas, facturas millonarias y famosos…

Trabajar de teleoperador, como todo, tiene ventajas e inconvenientes. En la lista negativa: presión, sueldo, horario… En el lado positivo: los compañeros y ese momento ‘groupie‘ en que llamaba algún famoso. Nervios y euforia se entremezclaban y costaba mantener la profesionalidad, a pesar de que en muchas ocasiones llamaban porque tenían problemas, como la mayoría de clientes. Pero, a mis 20 años, ya podía decir que había hablado con Fulanito o Menganita… Tristeza de vida… Lo sé…

Call Center

Sigue leyendo