¿Para qué limpiar la casa si la venderé en unos años…?

Comprar una casa es una operación complicada no, lo siguiente. Banco, hipoteca, papeleo, notario, burocracia… un jaleo muy serio. Eso, si tienes suerte. Si no la tienes, como suele ser habitual en mi vida, puedes añadir un problema más a la ecuación: el dueño de la casa. En este caso, dueña. No sólo puso todas las trabas imaginables a la venta, sino que una vez comprada la casa, constaté algo que ya venía sospechando: era la tía más guarra de Toledo

Casita...

Sigue leyendo

III Tapas Party ‘Ciudad de Toledo’

El bicampeón destronado… Ése sería un resumen simplista de la III Tapas Party ‘Ciudad de Toledo’. Por el contrario, y a pesar de ser yo mismo quien perdiera la condición de campeón, definiría esta edición como la mejor de todas las celebradas hasta el momento. Aquella en la que el salto de calidad fue definitivo y, por fin, todos los concursantes mostraron sus verdaderas armas culinarias… Al final, el triunfó fue para un aperitivo con nombre celestial… Y es que si tu tapa se llama ‘Trocito de cielo con polvo de galletas‘, tienes mucho terreno ganado…

Nata, mermelada, queso crema y galleta en polvo...

Sigue leyendo

Vodafone buenas tardes, ¿en qué puedo ayudarle?

Cuando llegó el cambio de siglo, mucha gente temía que el efecto 2000 devastara todo el planeta. Los ordenadores se harían con el poder, la raza humana se extinguiría y nunca hubiéramos sufrido esta crisis. Eso sí, tampoco habríamos conocido Facebook,Twitter o la batamanta, entre otras muchas cosas. Por suerte, el único efecto que se produjo ese año, al menos en mi persona, fue el de hacer el ridículo cada vez que alguien llamaba a casa ¿El motivo? Era teleoperador de Vodafone.

Sigue leyendo

Entrada Ikea + Mesa Lack: 10 euros…

“Se nos rompió el amor de tanto usarlo…”, cantaba Rocío Jurado. No hay mejor explicación para lo que ha ocurrido en mi relación con Ikea. Empezó como un affaire, hace más de una década; tuvo su época de enamoramiento intenso; y, con el paso de los años, se ha deteriorado a pasos agigantados, derivando en ruptura definitiva este mismo miércoles, cuando me di cuenta que el gigante sueco sólo me quería por mi dinero. Qué ciego he estado…

Y es que, a lo largo de toda mi vida, no han sido pocas las veces que me he sentido engañado en algún establecimiento, pero nunca se me había quedado la cara de idiota que se me quedó ayer en el hogar de Juan Palomo (Yo me lo guiso, yo me lo como…).

Sigue leyendo

Maldito perito… y sus secuaces…

“Así que, aquí estoy, esperando la llamada del ‘maldito perito’ para que me envíe a los pintores, que ésa es otra, viendo la ‘profesionalidad‘ y el ‘compromiso‘ de esta aseguradora, si veo entrar por mi puerta a Pepe Gotera y su socio, tendré que sentirme afortunado… peor sería haberme pegado un tiro en un pie…”. Así terminaba el post ‘Maldito Perito‘, en el que te relataba mi infructuosa lucha contra el seguro de mi comunidad y su perito/lameculos freelance, ante unas goteras que el 21 de marzo afectaron a cuatro estancias de mi casa.

A dos colores...

Sigue leyendo

Maldito perito…

Perito: “El seguro de la comunidad sólo cubre la pared afectada, por lo que podría quedarse de un color distinto…”.
Jesús (con cara de asombro): “¿Perdón… ?”
Perito: “Otra opción es que el seguro os pague la pintura, y lo pintéis vosotros…”
Jesús: “One more time… ¿Perdón…?”

Una manita de pintura y arreglado...

Sigue leyendo

iPhone 4S, ese gran desconocido…

Hace tres semanas me uní a la gran comunidad (secta, según algunos) de Apple, con la adquisición del iPhone 4S 16 Gb. No me duelen prendas en reconocer que mi primer aparato de la marca me producía ilusión e inquietud a partes iguales. Eso sí, transcurridos los primeros días desde que comencé a usarlo, la inquietud aumentó hasta el 75%, dejando la ilusión en un pobre 25%.

Te conquistaré... poco a poco...

De hecho, debo confesar que, por momentos, eché de menos el menú de Nokia. No es que éste sea más sencillo, pero como llevan años con el mismo, raro es quien no se lo sabe de memoria. Pero el iPhone ya estaba activo, la tarjeta troquelada y el Nokia C7 al borde de la jubilación. No había vuelta atrás.

Sigue leyendo