‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones…

Dicen que la felicidad está en las pequeñas cosas, momentos concretos, situaciones puntuales… Ésas que, con el paso de los años, rememoras con sentimientos encontrados, mientras una medio sonrisa se dibuja en tu cara. Uno de los recuerdos que con más cariño conservo de mi adolescencia, tenía como protagonistas a tres elementos indispensables: ‘Tones‘, ‘Glee‘ y mi ‘hermano’ Luis… No necesitaba más para ser feliz…

Tones...

Lo bueno de pasar los veranos en Camuñas, un pequeño municipio toledano de La Mancha profunda, es la tranquilidad. Lo malo, la tranquilidad con la que pasa el tiempo. Máxime, si eres un púber hormonado,que no para quieto un minuto y que sólo piensa en dos cosas… fútbol y chicas. No obstante, llega un momento del día en que tienes que parar, descansar y reponer fuerzas…

Sándwiches de Nocilla, catas de tomate, longaniza de matanza, tortas de azúcar… La variedad gastronómica de las meriendas de nuestra infancia era brutal. No obstante, durante el verano de 1996, tuvimos una revelación culinaria. Una combinación explosiva con potenciar para cambiar el mundo: ‘Tones con Glee‘: la merienda de los campeones…

Sandwiches de Nocilla...

Y tú te preguntarás, ¿qué cojones será eso? Pues eso fue lo que ayudó a dos púberes hormonados (también llamados mocosos salidorros) a crecer fuertes y sanos. Y, como muchos de los grandes inventos de la historia, surgió por casualidad. O más que por casualidad, por nuestra capacidad de hacer de la necesidad, virtud.

Habitualmente, bien en casa de sus abuelos o de los míos, siempre teníamos algo para merendar, pero ese día, cosas de jóvenes, no teníamos llaves y ambas moradas estaban vacías. No quedó otra que tirar de patrimonio para sobrevivir.

Yo: ¿Cuánto dinero tienes?
Luis: 50 pesetas (30 céntimos)… ¿tú?
Yo: 75 (45 céntimos)…
Luis: A ver qué encontramos en la ‘Cooperativa‘ (ultramarino local) con 125 pesetas (75 céntimos)…

Aunque pueda parecer lo contrario, por aquel entonces y para dos chavales, 125 pesetas era una cantidad considerable. Eso sí, darnos de comer salía más caro que comprarnos un traje, por lo que tuvimos que ajustar presupuesto y hambre, lo que no fue fácil.

Pesetas...

Yo: ‘¿Qué pillamos…?’
Luis: ‘Nos llega para estas galletas con chocolate de Elgorriaga… ¿las has probado?’
Yo: ‘No, pero no va a quedar más remedio…’
Luis: ‘¿Y de beber?’
Yo: ‘¿Cantidad o calidad?’
Luis: ‘Con este presupuesto, creo que está claro…’
Yo: ‘Pues sólo nos llega para comprar Glee Cola…’
Luis: ‘De perdidos al río…’

Así, con 125 pesetas, habíamos comprado unas galletas imitación de las Príncipe (fuera de presupuesto) y un refresco de cola, a temperatura ambiente, del que no habíamos oído hablar en la vida. Nos sentamos en el bordillo de los abuelos de Luis y nos encomendamos a todo lo encomendable, ante nuestra arriesgada apuesta culinaria. Para nuestra sorpresa, la mezcla fue una fiesta de sabor en el paladar. Los galletones, ‘Tones‘ para los amigos, y la Glee, maridaban a la perfección, por lo que en pocos minutos dimos buena cuenta de ambos.

Desde ese momento, y durante todo el verano, instauramos la merienda como el momento ‘Tones con Glee’. Un ‘break’ para el asueto, compartir manjares y charlar de nuestras cosas… y, más en concreto, de las cosas de las chicas que no nos dejaban que les tocásemos…

Enlaces relacionados:
Esguince, el dolor de los dolores…
Yo gané una Champions con Mourinho…
De fútbol, churros y almanaques (I)
De fútbol, churros y almanaques (II)
De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…
15 céntimos por un pase al paraíso…
De guarros, salas de máquinas y bayetas legendarias…
De amigos, raciones infernales y talentos desaprovechados…

Ronda Musical…

Ya que he entrado en una espiral remember, voy a culminar el post por la misma senda. Y es que esta semana pusieron en la radio este mítico ‘Hymn‘, de ‘Caballero‘. No obstante, y a pesar de ser un temazo, siempre me ha gustado más la versión original de ‘Ultravox‘. Un single que lanzaron en 1982 y que me sigue poniendo los pelos de punta…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

13 pensamientos en “‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones…

  1. Esto me recuerda a las galletas maría con paté o tostadas con foigras y ketchup. Jajajaja qué cosas probábamos de jóvenes! Aunque lo de las galletas con paté me sigue pareciendo exquisito…
    Y recuerdo lo que daban de sí 20 duros…qué tiempos….

  2. María + paté? Foie Gras + Ketchup? Reconozco que esas mezclas no las he probado… Ni siquiera de joven! Lo cual no quiere decir que no me comiera cosas peores…

    En cuanto a los 20 duros… snif, eso sí que era una moneda como está mandado y no lo de ahora!!! Con 100 pelas eras el Rey del Mambo!

  3. Pues habiendo leido tu deliciosa tapa te recomiendo que pruebes lo de las galletas con paté (por supuesto no es una comparación con tu suculenta receta, simplemente una sugerencia!)

  4. Yo lo he probado con galletas sosillas, con galletas maria o marbú dorada con un toque medio de dulzura y también con esas cuadraditas que tienen trocitos de azucar incrustados. No te recomiendo esas tipicas que saben como a canela y tienen azucar espolvoreada….eso no liga nada! Sencillas y dulces para que la combinación de dulce+salado sea perfecta e incluso adictiva! ya me contarás…

  5. Acabo de descubrir tu blog por menéame (lo de los 2 céntimos) y he leído varias entradas. Me mola tu rollo. Compartimos muchísimas canciones y series. Me encantaba la canción “hymn” de Caballero y no sabía que era una versión. Por cierto, quizá hasta conozcamos gente en común de Camuñas. Un saludo.

  6. Lo pequeño que es Camuñas y la de ramificaciones que genera! Seguro que a más de un conocido común tenemos!

    En cuanto a gustos comunes, series y canciones, cuando quieras intercambiar impresiones, ya sabes donde encontrarme! Un saludo Jose!

  7. Pingback: Gayumbos sudados en la caja del Carrefour… | La Última Ronda

  8. Pingback: Sonámbulo se me queda corto… | La Última Ronda

  9. Pingback: Le abrieron la cabeza con la caja de un VHS… | La Última Ronda

  10. Pingback: De moquetas, cólicos y maldiciones laborales… | La Última Ronda

  11. Pingback: Gayumbos sudados en la caja del Carrefour… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s