Esguince, el dolor de los dolores…

El dolor de los dolores, el dolor más inhumano, es pillarse los cojones testículos con la tapa del piano… Al menos eso decía la cantinela infantil. En mi caso, no tocar instrumentos musicales me ha ayudado a evitar este tipo de dolencias. No obstante, y como todo hijo de vecino, he tenido mis momentos, y muchos. Eso sí, el que recuerdo con mayor intensidad, fue el día que me hice el esguince… pues al dolor de la lesión, se unió la falta de tacto de mis compañeros y amigos… Y es que Voldemort habría manejado mejor el momento…

Esguince...

Reconozco que, a lo largo de mi vida, no he tenido muchos traumatismos. Supongo que la fortuna y prudencia han tenido algo que ver. Pero, tras toda una vida jugando al fútbol, es complicado que algo no te pase, y a mí me pasó. Exactamente el 22 de abril de 1999. Lo recuerdo porque al día siguiente fuimos a ver a ‘Faemino y Cansado‘ al Teatro de Rojas… toda una odisea caminar por el Casco de Toledo, con muletas y lloviendo… me río yo de Indiana Jones

Fútbol sala...Por aquel entonces, yo tenía 18 años, jugaba en el equipo de mi Instituto (Infantes) y lo hacía con todos mis amigos. Buenos tiempos. Pero la mala suerte quiso que en uno de los entrenamientos, diera un mal paso y mi tobillo se fuera de bares. Nunca me había pasado, pero sabía que el asunto era complicado. Tras dos segundos de no saber qué hacer, comencé a sentir un dolor brutal, mientras hacía la croqueta en el suelo. Un dolor que, por suerte, quedó mitigado por la mala hostia que me entró cuando mis amigos/compañeros de equipo/antipsicólogos empezaron a opinar:

Amigo/compañero de equipo/antipsicólogo 1: ‘Es un esguince… Seguro…’
Amigo/compañero de equipo/antipsicólogo 2: ‘Puff, con lo que duelen…’
– Amigo/compañero de equipo/antipsicólogo 3: ‘Pues tienes para unos meses, porque te van a escayolar…’
Yo: ‘Estooo… Cabrones, me podéis ayudar a levantar y callaros de una puta vez…’

Pasados unos minutos, el intenso dolor se había mitigado, pero mi pie había pasado a una talla 72, muy al estilo Krusty. A pesar de ello, tuve los santos bemoles de volver a mi casa andando. 1,1 kilómetros (según Google Maps) que tardé más de media hora en recorrer. Una vez en casa, con el pie rozando la talla 100, asumí que era hora de ir a Urgencias… Craso error…

Escayola...Nada más llegar al Hospital (del Rosario, para más señas), además de romperme los pantalones (como si los regalaran), y hacerme miles de radiografías desde todos los ángulos, me escayolaron. Así, un esguince leve, que debería haber sanado en 15 días con un fuerte vendaje, se prolongó durante más de tres meses, tal y como me confirmó un especialista en lesiones deportivas, al que acudí semanas después.

De esta experiencia saqué dos conclusiones. La primera, escayola = caca. La segunda, que ninguno de mis amigos sería buen psicólogo. 13 años después, nadie me ha demostrado, todavía, que estuviera confundido…

Enlaces relacionados:
Yo gané una Champions con Mourinho…
De fútbol, churros y almanaques (I)
De fútbol, churro y almanaques (II)
De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…
15 céntimos por un pase al paraíso…
De guarros, salas de máquinas y bayetas legendarias…
De amigos, raciones infernales y talentos desaprovechados…

Ronda Musical…

Ganó Eurovisión de calle con un temazo, ‘Euphoria‘, que España ni se plantearía llevar. Así nos va… Pero, en mi humilde opinión, el segundo single de ‘Loreen‘ ha superado el alto listón que había dejado el primero… Aunque para gustos, colores…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

6 pensamientos en “Esguince, el dolor de los dolores…

  1. Es que opinar es libre y tenemos la mala costumbre de hacerlo sin que nos la pidan, como es gratis!!!!! ahora que lo pienso no entiendo como hay tanta abstención a la hora de ir a las urnas, si tambien es gratis!!!!! será por que nos piden directamente nuestra opinión?

  2. Lo que pasa es que ir a las urna, como bien dices, requiere ir a las urnas! Si nos las llevaran a casa, verás como el porcentaje de participación se disparaba…

  3. Pingback: ‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones… | La Última Ronda

  4. Pingback: Le abrieron la cabeza con la caja de un VHS… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s