¿Varicela? Aspirina infantil y polvos de talco…

Es posible que tú fueras uno de tantos jóvenes a los que su madre dijo, pícaramente, ‘Anda, vete a jugar con tu amiguito un rato…’, sin explicarte que ese amiguito tenía varicela. En mi caso reconozco, y se lo agradezco a mis padres, que no lo hicieron conmigo. ¿La contrapartida de este acto de buena fe? Cogí la varicela años más tarde y las pasé, hablando mal y pronto, muy putas

Corría julio de 2002, yo tenía 21 años, y estaba en Peñíscola (Castellón). Apuraba unos días de vacaciones, antes de hacer una suplencia como cajero en el Restaurante Samarkanda, donde trabajaba desde hacía un año.

Lo recuerdo todo como si fuera ayer. Era jueves, cuando estando en la playa vi que me habían salido dos granos muy extraños en la tripa. Preferí no tocarlos mucho, por si eran picaduras, y me olvidé de ellos.

Al día siguiente, viernes por la noche, me acosté pronto porque el sábado tocaba volver. De repente, un dolor que no había sentido nunca, se me agarró al pecho. Era como tener una plancha de una tonelada sobre mí, que no me dejaba respirar ni moverme. Algo constante, y con diferentes grados de intensidad, pero que no terminaba de remitir. Obviamente, no pegué ojo.

El sábado, llegué como pude a Madrid y me fui directo a la cama, en la que permanecí hasta el lunes, cuando había pedido cita con mi médico, en el Centro de Salud Ciudad de los Ángeles. No recuerdo el nombre del doctor, pero sí que tendría unos 80 años y que, según me informé después, coleccionaba denuncias y quejas de los pacientes… algo que no te va a extrañar en cuanto leas dos párrafos más.

A estas alturas, mi fiebre llegaba a rondar los 40º, cuando bajaba se quedaba en 38º, los granos se habían multiplicado, aunque no de manera alarmante, y me costaba horrores levantar un simple vaso. Estaba hecho polvo.

Yo: ‘Buenos días doctor… quería que me echara un ojo porque llevo bastante mal desde el viernes…’
Doctor: (Tras echar un somero vistazo a los granos y preguntarme si tenía fiebre…) ‘¿Sabes que tienes varicela, no?
Yo: ‘Sí, es lo que suponía…’
Doctor: ‘Pues sí, tienes varicela… varicela… varicela… (repetía varicela, con un singular compás musical, mientras paseaba por la sala)
Yo: (Buscando la cámara oculta…) ‘¿Y qué tengo que tomar para curarme?’
Doctor: ‘Aspirina infantil y polvos de talco (con dos cojones…). La aspirina para la fiebre y los polvos de talco para que no te piquen los granos…’ (Y encima infantiles, como si lo hiciera con recochineo…)
Yo: (Poker face extended version) ‘Eeehhhh… Disculpe… ¿En serio éste es el remedio contra la varicela?’
Doctor: ‘Sí, hombre, si la varicela es como un resfriado gordo… (WTF???)’
Yo: ‘Mire, es que la fiebre me ha llegado a los 40º…’
Doctor: ‘Para eso te mando las aspirinas… infantiles…’

Cuando me di cuenta que hablar con este ‘profesional sanitario‘ era como departir con un muro, decidí que lo mejor era marcharme. Como se ha dicho durante muchos años: ¿Vas a saber tú más que el médico…?

Como ya habrás deducido, las aspirinas y los polvos de talco hicieron el mismo efecto que si me hubiera frotado con un periódico: nada de nada. Lo más preocupante es que durante los tres días siguientes, la fiebre no remitía y los granos se habían extendido por todo el cuerpo. De hecho, mi cara estaba irreconocible y algo deformada

Para colmo de males, alguien me comentó que lo mejor era no ducharse, para no reblandecer los granos. Tal y como estaba, hubiera hecho caso a cualquiera, así que llevaba tres días sin bañarme, cuando decidí volver a la consulta del doctor…

(Contenido sensible) Como ya he comentado, era julio, hacía calor, tenía altas fiebres, el cuerpo lleno de pústulas y el agua no había rozado el exterior de mi cuerpo durante 72 horas. Mi olor era insoportable, por lo que decidí camuflarlo con ropa de invierno (sudadera y pantalón largo) y una gorra, que disimulara el asqueroso estado de mi pelo, muy parecido al de un Click de Playmobil. De esta guisa, me presenté en el Centro de Salud Ciudad de Villaverde… ríete tú del monstruo del Lago Ness…

Yo: ‘Doctor, las aspirinas infantiles y el polvo de talco no me están haciendo nada…’
Doctor: ‘¡Madre mía, cómo estás…! Anda vete a Urgencias del 12 de Octubre a que te vean eso…’
Yo: (Instintos asesinos al nivel máximo…) ‘Hostia puta, ¿y para hacer esto, no me podía haber mandado el pasado lunes, y me ahorraba tres días infernales…?’
Doctor: ‘No pensaba que fuera tan grave, tampoco estabas tan mal…’
Yo: ‘Pero si le dije que tenía fiebres de hasta 40º y, de todos modos, es una varicela… ¿cómo coño me manda aspirinas y talco… para los esguinces que receta usted, Nutella y leer la Pronto…?

Como vi que tampoco llegaba a ningún sitio, preferí salir de la consulta y calmarme. Tras pocos segundos, bajé a Información y pregunté por el doctor y los trámites para elevar una queja a quien correspondiera. La respuesta de la empleada, muy agradable, por cierto, fue clara y directa:

Empleada: ‘Tu reclamación, denuncia o lo que quieras poner, va a ir al cajón donde guardamos el otro millón que ya le han puesto. Sabemos que es un irresponsable y un mal doctor, pero como ya es tan mayor, no quieren ir a por él y están esperando a que se jubile…’
Yo: ‘Ya, pero mientras tanto, somos los pacientes quienes pagamos las consecuencias…’
Empleada: ‘Intentamos que tenga los menos pacientes posibles. Yo, si quieres, te puedo cambiar de médico para que no vuelvas a tener problemas…’
Yo: ‘Sí, por favor, cámbieme, pero me parece lamentable que, no sólo no intervengan contra él, sino que encima le quitan trabajo. Éste no se jubila hasta los 160 años…’
Empleada: ‘Eso es lo que decimos todos, pero donde hay patrón…’

Frustrado, cabreado, febril, y más sucio que un cerdo en una pocilga, no me quedó otra que dirigirme al 12 de Octubre. Y ahora pensarás: ‘Seguro que allí le fue mucho mejor…’. Sí y no. La visita tuvo una parte positiva sobre mi salud, pero también una parte negativa para mi pequeño corazoncito de ligón amateur… No obstante, tendrás que esperar al lunes para saber lo que me pasó…

Enlaces relacionados
¿Te chupo la sangre y luego nos enrollamos…?
Pon una perturbada en tu vida (I) y (II)
Los bazares chinos… ¡qué gran negocio!
Mercadona: Perdone señora… ¿se está colando…?
No hay huevos… de gallina…
Disculpe… ¿ha secuestrado usted a mi esposa?

Ronda Musical…

La ceremonia de clausura de los Juegos Olímpicos ayudó a recordar que Gran Bretaña tiene una historia musical brutal. No obstante, el presente y el futuro parece estar bien asegurado, entre otros muchos, por ‘The Kooks‘. Una banda que empezó siendo rock, pero que ha derivado en un indie pop ‘buenrollero’ total…

Autor: Jesús Redondo Consuegra
My Twitter – @JesusRedondoCon
My Facebook – La Última Ronda

8 pensamientos en “¿Varicela? Aspirina infantil y polvos de talco…

  1. Puedo dar fé, que todo lo relatado anteiormente, es cierto.
    La segunda parte, mejor…………
    Un beso.

  2. Dios mio, aún me estoy imaginando las pintas en la segunda visita al ambulatorio, es cierto que hubo una época no muy lejana que te dio, por las sudaderas y ca-ganchos, con lo guapo que estas ahora aun después de los desperfectos ocasionados por la varicela y Dr. Muerte.

  3. Lo peor de mi segunda visita al Centro de Salud no era la ropa, sino lo que había debajo!

    En cuanto a mi vestimenta actual, no era complicado mejorar mis anteriores etapas de dudoso estilo, jejeje!

  4. Pingback: ¿Varicela? Aspirina infantil y polvos de talco… (II) | La Última Ronda

  5. Pingback: De periodista, nada; de cura, algo sale… | La Última Ronda

  6. Pingback: De bingos, primas y Días de la Madre… | La Última Ronda

  7. Pingback: Cliente y razón no siempre van de la mano… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s