De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…

Ahora sí. La Selección Española de Fútbol ha hecho historia. Eurocopa 2008 (Austria y Suiza); Mundial 2010 (Sudáfrica); y Eurocopa 2012 (Polonia y Ucrania). Sufrimos la mayor crisis económica de la historia del país, mientras disfrutamos del mejor combinado nacional de fútbol de todos los tiempos. Gran equilibrio.

Lo que poca gente sabe, es que buena parte del éxito de la Selección se debe a los denominados ‘Futbolistas Beta‘. Cientos de miles de jugadores amateurs que juegan por toda España, entre los que me incluyo, con los que la Federación Española de Fútbol ha experimentado en secreto durante años. Así podían ver en qué fallábamos, y corregir a las siguientes generaciones para alcanzar la excelencia futbolística. Ensayo/Error puro.

Polonia y Ucrania conquistadas... próxima parada: Alemania

En mi caso concreto, fui elegido en el estudio que sirvió para ratificar la idoneidad de jugar sobre césped. Todo un éxito en el haber de los investigadores de RFEF, UEFA y FIFA.

Tan sólo necesitaron varios jugadores más, un árbitro, un balón y un terreno de juego de tierra (la otra opción que barajaban), cubierto con millones de piedrecitas en toda su extensión (sí, así se las gastaban). Como ya he comentado, el resultado fue plenamente satisfactorio.

Caída = DolorY es que, en un momento indeterminado del partido, mi afán por meter gol llevó a un defensa rival a empujarme (se llamaba ‘UEFAcundo‘, por lo que sospeché de él desde el principio) . Hasta ahí, todo normal. Ahora ¿conoces la película ‘Una serie de catastróficas desdichas de Lemony Snicket‘? (Si la respuesta es no, creo que el título es bastante revelador). Aquí va: me empujó; pisé el balón; me caí de rodillas; me golpeé un hombro contra el poste y rematé la jugada con una patada involuntaria en la cara al portero (no todo iba a ser para mí). Por supuesto, no fue gol.

Obviamente, pedí el cambio y me lavé la herida de la rodilla con agua, para verificar que tenía un señor agujero y decenas de piedrecillas en su interior. La primera reacción habría sido ir al médico pero, eran mediados de los 90, era Camuñas (Toledo) y no había consulta hasta el lunes (era sábado), así que recurrimos a uno de los remedios de manual de la época: la mercromina roja. Una decisión de la que me arrepentiría días después.

A primera hora de lunes, con dolor en todo el cuerpo, fui a ver a la doctora del pueblo. No se me olvidará la cara de ‘esto te va a doler‘ que puso, cuando le enseñé la herida. De hecho, para que los sustos fueran lo más seguidos posible, en dos segundos hizo aparecer un elemento indispensable en cualquier consulta: unas pinzas de depilar. La siguiente hora y media se dedicó a extraer piedrecitas del interior de mi herida, aún en carne viva, mientras repetía: “Perdona si te hago daño, pero no veo nada con tanta mercromina. Encima, hay algunas que se han pegado a la piel…”.

A pesar de lo que puedas creer, lo peor de la visita estaba por llegar:

Doctora: “Bueno, ésta creo que es ya la última…”
Yo: “Ostras, menos mal… Verás lo que me va a costar llegar andando a casa ahora…”
Doctora: “No, si todavía no te vas… Te tengo que poner la antitetánica…”
Yo: (Póker Face + Ganas de llorar + Remátame…)

HeridaEso sí, tuvo la gentileza de ponerme la vacuna en el ‘cachete‘ derecho, donde estaba la rodilla dañada, por lo que la cojera que me provocaban herida y pinchazo, parecían sólo una. Y es que, no sé cómo me puso la inyección, pero estuve una semana que me dolía más el culo que la pierna.

La lectura positiva de esta experiencia es que la UEFA pudo concluir que sobre césped se juega más y se sufre menos que sobre tierra. Una decisión que ha favorecido enormemente el juego de toque de la Selección Española y sus éxitos recientes. La negativa, que aún tengo la cicatriz de aquella caída.

Pero no queda ahí la cosa. Meses después de mi incidente, comenzó a comercializarse, con gran éxito de ventas, la mercromina incolora. ¿Casualidad…? Yo diría que no.

Enlaces relacionados:
15 céntimos por un pase al paraíso…
Llamadas furtivas de madrugada…
Ponche con chocolate...

Ronda Musical…

Han pasado 23 años desde que Lenny Kravitz sacara su primer álbum al mercado. Más de dos décadas después ha demostrado, en Rock in Rio Madrid 2012, que sigue siendo uno de los grandes en esto de la música.

A pesar de que tengo gran predilección por su álbum ‘5‘ (1998), el tema que te voy a dejar, pertenece al que sacó en 2001, ‘Lenny‘. Una canción que engancha desde el primer acorde y que puede ser muy útil a la hora de seducir… o ser seducid@.

Autor: Jesús Redondo Consuegra

9 pensamientos en “De fútbol, experimentos y pinzas de depilar…

  1. Quien dijo que el triunfo se consigue sin dolor, sin esfuerzo, sin puntos, sin mercromina, que debería de ponerse de moda otra vez “LA ROJA”, para que cada uno prticipe como pueda. De los millones de piedras en la rodilla, en el camino, solo una es preciosa y desafortunadamente tu no eres una en terreno futbolistico, pero si brillas y das explendor con tus anecdotas haciendo desprender una sonrisa cuando no risilla tonta al leerlas.

  2. Pingback: Bolardo voy, bolardo vengo… | La Última Ronda

  3. Pingback: De fútbol, churros y almanaques… (I) | La Última Ronda

  4. Pingback: De fútbol, churros y almanaques… (y II) | La Última Ronda

  5. Pingback: Yo gané una Champions con Mourinho… | La Última Ronda

  6. Pingback: Esguince, el dolor de los dolores… | La Última Ronda

  7. Pingback: ‘Tones con Glee’: la merienda de los campeones… | La Última Ronda

  8. Pingback: De llamadas telefónicas, facturas millonarias y famosos… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s