Ponche con chocolate…

Tendría unos 13 años y estaba en el mítico bar de ‘Cheli‘, en La Mancha más profunda, con tres amigos más, cuando me preguntó: “Jesús, ¿quieres un cubata?”. Obviamente, mi respuesta fue afirmativa (siempre fui un chico fácil). “¿De qué lo quieres?”. “Ponche con chocolate”, respondí (siempre fui un chico goloso). Ésa fue la primera copa que me tomé en mi vida. Después han venido muchas más, y no siempre con moderación

Lo curioso de mi relación con el alcohol, es como ha ido evolucionando con el paso de los años. No sé si a mejor o a peor, pero dando un giro radical a mis gustos.

Y es que, tras mi primera experiencia ‘cubatil‘ (por cierto, fui incapaz de terminarme ese Ponche con Chocolate…), me dio por decir no al alcohol. Ni que decir tiene lo ridículo y pedante que sonaba un pipiolo de 15 años diciendo que era abstemio (no por el hecho de no beber, sino porque se me llenaba la boca al decir la palabra abstemio…).

Como era de esperar, el Instituto puso fin a esta extraña época de negación alcohólica, dando paso a mi iniciación en el mundo de los ‘botellones‘, cuando aún eran legales, de la mano del nunca suficientemente ponderado calimocho. Una bebida que me dio alegrías nocturnas y ‘cuerpos revueltos‘ diurnos a parte iguales. Sea como fuere, no le guardo rencor…

Tras una temporada indeterminada siendo fiel al calimocho, un día cualquiera decidí dar el salto a los cubatas. De nuevo, todo se redujo a una pregunta, en este caso formulada por mi amigo Chema, segundos antes de comprar la bebida en Eroski. “Jesús, ¿por qué no te cambias al ron…?” (ya he comentado que siempre fui un chico fácil…). Dicho y hecho. A los 17 años, el ron se convirtió en mi bebida de cabecera. Negrita, Cacique, Brugal, Matusalén, Havana 7… Muchas han sido las marcas a las que me he aficionado pero, siendo sincero, si tengo que elegir me quedo con Pampero, por su toque dulzón.

No obstante, y tras casi una década de idilio con esta bebida caribeña, he dejado que las modas marquen mis gustos en el ámbito del alcohol (no creo que tenga que repetir que soy fácil, ¿no?). Así, en los últimos años he pasado por la época de los cócteles, sobre todo de los mojitos. También me he enganchado bastante a los vinos, sobre todo tintos, y sobre todo de La Mancha.

En la actualidad, me he dejado seducir por los Gin Tonics, aunque estoy esperando ansioso la que comentan será nueva moda: los vodkas… Eso sí, mi cuerpo y mi mente tienen claro que ni uno ni otro aguantan más de tres copas, por lo que me lo tomo con filosofía.

Para el anecdotario, concretamente el de estupideces adolescentes, quedará la fiesta de Nochevieja a la que fui con 18 años en Oberón (Toledo). Entrada + Barra Libre = 5.500 pesetas (33 euros). Primer pensamiento de Jesús: “Ya que los fines de semana sólo bebo ron, voy a aprovechar la barra libre para probar todo lo que pueda…”. Segundo pensamiento de Jesús, tras pedir J&B con limón + Malibú con piña + Vodka con naranja (sí, todo a la vez): “Soy gilipollas. No sé que me va a reventar antes, si la cabeza o el estómago… además, cada cubata me ha costado más de 1.800 pesetas (10,8 euros)”.

Sólo espero que quienes ahora pagan 1.800 pesetas por una copa (10,8 euros) se sientan tan estúpidos como yo me sentí hace 13 años. No puede ser de otra manera.

‘Atriending’ Topic… by @JesusRedondoCon

Una de las cosas que más me gusta de Twitter, es que no deja de sorprenderme. Día tras día encuentro hashtags simpáticos, hilarantes, bestias… pero que saben como sacarme una sonrisa. En esta ocasión, espero que estos #PiroposObreros seleccionados, también te hagan pasar un buen rato…

– Como te pille por banda, te echo el gotelé por la espalda – @Antonio_Recio
– Te ponía una naranja en la boca y te chupaba el coño hasta que escupieses Fanta… – @Kinki_Muniain
– ¡Guapaaaaa, que no tengo pelos en la lengua porque tú no quieres! – @LeBusinessCat
– ¡Te apretaba contra la pared como si fueras un calendario! – @r8gallardo
– Dime quién es tu ginecólogo, para chuparle los dedos – @Javiergm91
– Guapa, para cualquier arreglo cuenta con mi taladro – @YonKobain

Ronda Musical…

A pesar de coronar 1998 con una sonrojante borrachera por ‘mezcla’, ese año disfruté mucho con el disco ‘White on blonde‘, del grupo escocés ‘Texas‘. Elegantes, equilibrados y con una voz, la de Sharleen Spiteri, más que reconocible…



Enlaces relacionados:

15 céntimos por un pase al paraíso…
Madrid es impresionante… también desde el cielo!
Toledo es impresionante… también desde el cielo!

Autor: Jesús Redondo Consuegra

2 pensamientos en “Ponche con chocolate…

  1. Pingback: De Mercadillos, Marketing y pilas ‘alcalaínas’… | La Última Ronda

  2. Pingback: De fútbol, experimentos y pinzas de depilar… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s