De multas, radares y recaudaciones… (y II)

– “Pero, si llego a frenar y quedarme a 40, el coche que venía detrás me habría empotrado…”.
– “Ese no es mi problema…”
– “¿No se supone que usted debe velar por mi seguridad…?”
– “Salga del coche…”.

Éste es, de forma literal, el final de la conversación que mantuve con el Guardia Civil que, días más tarde, firmaría una multa de 300 euros y la retirada de mi carnet durante un mes.

Todo ocurrió una fría mañana de noviembre, a primera hora, cuando me dirigía a la Universidad Rey Juan Carlos, en Fuenlabrada. La Autovía M-50 había sido todo un descubrimiento para mí, pues me ahorraba tiempo y atascos. Lo que nunca imaginé es que también me iba a ayudar a descubrir el sentimiento de impotencia y frustración, como pocas veces antes lo había experimentado.

Y es que, la salida número 59A de dicha autovía es el ejemplo perfecto de ‘punto kilométrico de recaudación’. Un tramo por el que llegas a 100 km/h; un espacio para tomar el desvío en torno a los 100 metros, pero con un margen entre la línea continua y el disco de limitación a 40km/h, de tan sólo 20 metros. (Sé que es un lío. Lo mejor es ver la foto…).

Para terminar de ubicarte, puedo añadir que el desvío supone un giro de 180º, por un carril bastante estrecho, que si coges a más de 40 km/h te lleva contra la pared, como bien mostraban  los ‘restregones’ de innumerables vehículos. No obstante, pasar de 100 a 40 km/h en tan corto espacio de tiempo, suponía un alto riesgo, sobre todo, si como es mi caso, llevas un Peugeot 405 beige ‘pegado a tu culo’. Así que, esa fría mañana de noviembre, al pasar junto a la señal de 40 km/h, un radar (estos aparatos que sirven para salvar vidas…) detectó que mi velocidad era de 75 km/h.

El resto de la historia, la puedes Receta al canto...imaginar, a tenor de la conversación del inicio. Por un lado, yo, 22 años, mi Corsa con 15 peluches y una cara de tonto que, por momentos, buscaba la cámara oculta. No la encontré. Por otro lado, un Guardia Civil, rondando los 50, prepotente, altanero, al que poco más y tengo que dar gracias por no detenerme.

Nuestra ‘fugaz relación’ terminó con una multa de 300 euros y la retirada del carnet durante un mes porque, y este dato es objetivo, casi duplicaba la velocidad permitida. Ni siquiera los dos recursos interpuestos por mi aseguradora (alegando el peligro del coche de atrás, al que también pararon) tuvieron la más mínima repercusión, ni rebaja. Así que, el mes de julio de 2005 me tocó pasarlo sin coche. Y te puedo asegurar que no lo toqué, ni tuve intención de hacerlo durante los 30 días de sanción.

Ocho años después, y viéndolo con perspectiva, me sigo avergonzando de que aquellos que tienen que velar por nuestra seguridad, y aquellos que se hacen llamar sus jefes, ejecuten y permitan, respectivamente, abusos de este tipo, primando la recaudación puntual, por encima de la salud de los conductores.

Eso sí, si hay alguien que se merece el premio al ‘Recaudador Ratilla of the year’, ésa es la controladora de la Ordenanza Reguladora de Aparcamiento (ORA) que, como lo oyes, estaba esperando a que me pasara un minuto del tiempo, para multarme.

Fue en junio de 2007, en la calle Pinos Alta de Madrid (muy cerca de Plaza de Castilla). Yo tenía ticket en la Zona Azul hasta las 15:36 horas, y cuando llegué a mi coche, para poner otro ticket (15:35 horas), vi a la susodicha, a un metro escaso del vehículo, mirando su reloj fijamente.

– “¿Estás esperando a que lleguen las 15:36 horas para multarme?”, pregunté sorprendido.
– “Pues sí…”, respondió ella, sin ningún tipo de rubor.

Por respeto hacía tí, querido lector, no reproduciré mi reacción. Aunque sí te puedo comentar que versaba sobre multar cierta parte de mi anatomía, situada a tres plamos del cuello; además de interesarme sobre la comisión que se llevaba, tanto ella como su señora madre. No me dio tiempo a mucho más, porque sólo tenía unos segundos para recplicarla… Obviamente, cuando volví con el ticket, había desaparecido, supongo que tras encontrar su poca vergüenza escondida en algún bolsillo.

Lo triste de ambas historias es que, si lo analizas un segundo, tu dinero depende, en más ocasiones de las que podemos imaginar, del humor que tenga una persona completamente ajena a tu vida. ¿Es posible que el Guardia Civil hubiera discutido con su mujer esa mañana? ¿Pudo influir en la controladora el que la Declaración de la Renta de ese año le saliera a pagar? Ni lo sé, ni me importa. Sólo pido a quienes tienen la capacidad de imponer sanciones de este tipo, que sean justos y no hagan a los demás, lo que a ellos no les gustaría que les hicieran.

Y como no quiero dejarte con mal sabor de boca, hoy traigo una canción rockera, ideal para animar cualquier lunes. Un temazo de 1994 de los escoceses ‘Gun’ que escuché este sábado en un local de Madrid, en el que, vayas cuando vayas, siempre hay buena música… eso sí, las copas son cada días más caras…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

4 pensamientos en “De multas, radares y recaudaciones… (y II)

  1. Pingback: He vuelto a nacer… | laultimaronda

  2. Hablas de justicia en un pais corrupto hasta las trancas?.

    Estamos en Colombia amigo. Nuestros políticos son unos chorizos y las leyes están ajustadas a ellos. Esto es África a precio de Europa.
    Qué hace falta para ser policía, guardia civil, o ministro?.
    poco, poco y chupar muchos culos y deber muchos favores respectivamente.
    Lo que no hace falta es preparación, aptitudes y un fuerte contenido ético y moral.

    Esto es Españistán y esto es lo que tenemos.

  3. Y lo peor es que el panorama, a corto plazo, apunta a un empeoramiento de todo lo que describes…

  4. Pingback: Accidente en Nochebuena… | La Última Ronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s