En busca del ‘oro rojo’ perdido…

Hace algunos días, aún no sé el motivo, me vino a la cabeza el olor tan característico que dejaba el azafrán en todas las casas, durante la época de la monda. Y es que, uno de los recuerdos que guardo de mi infancia es, precisamente, el de ver a toda la familia en torno a una mesa, con un brasero en el centro, ‘pelando rosa’ y con los dedos más amarillos que los del vaquero de Marlboro.

Así, aprovechando este ‘flashback’ ochentero, este miércoles te traigo uno de los primeros reportajes que hice para Dclm que, como parece obvio, tiene al azafrán como protagonista.

En busca del ‘oro rojo’ perdido… – Jesús Redondo – Octubre 2009

Hay referencias que datan el azafrán en el año 2300 a.C, en el antiguo Egipto. Desde esa fecha, los usos que se le atribuyen a esta especia van desde lo ritual y lo religioso, a lo medicinal y lo gastronómico. Esta especial valoración, unida a lo delicado de su cultivo, recolección y manipulación, han convertido al azafrán en la especia más cara del mundo, con un valor cinco veces superior a la vainilla y casi 30 veces el del cardamomo. Estas cualidades le han llevado a ser conocido como “oro rojo”.

En España, el azafrán es cultivado desde hace más de 1.000 años, por lo que su arraigo y tradición han permitido su exportación a casi todos los países del mundo, llegando a alcanzar cerca del 50% de la cuota de mercado mundial.

Por su parte, en Castilla-La Mancha, el “oro rojo” ha sido una de las fuentes de ingresos más importante de muchas familias a lo largo del siglo XX. Durante este periodo, el nombre de la región se ha paseado por todo los rincones del planeta, ganando fama y prestigio por su indudable calidad, fruto del tamaño de su hebra, de sus características organolépticas (color, sabor y olor) y del esmero en su elaboración (recolección, monda y secado).

No obstante, en los últimos años, esta tendencia al cultivo del azafrán ha decaído en la región, tal y como comenta Antonio García, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen ‘Azafrán de la Mancha’. “Hace 15 años estábamos produciendo 45 toneladas de azafrán, pero hemos caído en picado por dejadez. Ahora parece que estamos remontando por el esfuerzo de los agricultores”.

Este bajón en la producción se observa de forma nítida si estos datos los comparamos con los actuales. “Castilla-La Mancha produce en la actualidad una tonelada de azafrán y, ahora mismo, necesitaríamos al menos seis o siete. De hecho, había una empresa de Estados Unidos que nos compraba cuatro toneladas, pero no podemos alcanzar esa cifra”, se lamenta Antonio García.

EL GRAN SECRETO DEL AZAFRÁN: LA PACIENCIA

Y es que, llegar a producir tan sólo un kilo de azafrán, requiere de un proceso de elaboración lento y costoso, donde la paciencia y el buen hacer son imprescindibles. Para empezar, la recolección se hace sólo una vez al año y en una fecha concreta (suele ser finales de octubre y principios de noviembre), cuando del bulbo, plantado en el campo, comienzan a surgir las flores, con su característico y embriagador color morado.

Estas son las denominadas rosas del azafrán, en cuyo interior se encuentran las briznas, estigmas de color rojo; y el estilo, un filamento blanco, que son extraídas de la rosa con sumo cuidado por su delicadeza.

No termina aquí el proceso, puesto Tienen para un rato...que las briznas y el estilo, una vez “mondados”, comienzan un proceso de desecado mediante tostado a fuego lento. Este proceso, unido a las características de la tierra en la región confieren al producto una mejor presencia, un intenso aroma, mayor contenido ‘safranal’ y un gran poder colorante. En resumen, una calidad difícilmente alcanzable en otras comarcas.

Y se preguntarán ustedes ¿dónde aplicamos la paciencia? La respuesta es sencilla. Si de cada flor, salen tres briznas, calculen cuántas rosas serán necesarias para alcanzar, ya no una tonelada, sino tan sólo 100 gramos. No es de extrañar que el precio del azafrán en el mercado ronde este año los 2.000 euros por kilo. Lo más curioso es que para el año que viene, según Antonio García, este precio se incrementará “hasta los 2.500 euros”.

LA FIESTA DE LA ROSA DEL AZAFRÁN DESDE 1963

Y si hablamos de azafrán, tenemos que referirnos, de forma casi obligada, al municipio toledano de Consuegra, donde desde hace 47 años se celebra la Fiesta de la ‘Rosa del Azafrán’, declarada en 2008 de Interés Turístico Regional. Una festividad que “sirve para exaltar los valores manchegos”, como afirma la concejala de Festejos consaburense, Nuria Moreno-Cid, y que, año tras año, congrega a miles de personas para “mondar” la rosa o aprender a hacerlo.

En esta cuadragésimo séptima edición el Ayuntamiento ha realizado un importante “esfuerzo imaginativo para mantener la calidad de esta fiesta y dotarla de más contenido, pero intentando reducir coste”, afirmaba la edil. Así, las actividades comenzarán este viernes, 23 de octubre, y se prolongarán hasta el domingo, 25 (siempre se hace el último fin de semana completo de octubre).

En el programa de este año destacan algunas novedades como la ambientación quijotesca teatral que se llevará a cabo en el Molino de Viento ‘Sancho’, justo antes de la tradicional ‘Molienda de la Paz’. También cabe reseñar el desfile de trajes antiguos en el que podrán contemplarse ejemplares desde 1870 hasta 1910. Por supuesto, no faltarán los concursos de monda de azafrán o el Festival Nacional de Folclore. Así, la concejala animaba a todas las personas a “acercarse a Consuegra y disfrutar de un viaje por nuestras raíces y por nuestras costumbres”.

MADRIDEJOS Y SU MUSEO DEL AZAFRÁN

A tan sólo ocho kilómetros de Consuegra está Madridejos, donde también rinden su particular homenaje al ‘oro rojo’. Y es que, desde el 24 de octubre de 2008, este municipio toledano cuenta con su propio ‘Museo del Azafrán’, ubicado en el antiguo convento de San Francisco, construido en 1612.

La idea, la iniciativa y la labor de restauración del local fue llevada a cabo por la asociación cultural local ‘El Carpío’ que, gracias a la colaboración de los vecinos, que han donado la mayoría de las piezas expuestas en el museo, pusieron en marcha este espacio en tan sólo tres años. El resultado ha sido tan positivo que, en menos de un año, “hemos tenido ya 20.000 visitas”, asegura Juliana Pérez, una de las componentes de la asociación.

El hecho de que la competencia temática sea mínima en todo el país, favorece que las visitas sean abundantes, según confirma la concejala de Cultura del municipio, María Ángeles Rodríguez-Escalona. “A la gente le atrae mucho porque en España sólo hay otro en Monreal del Campo (Teruel). Además, esto es muy nuestro, muy manchego, y vienen también muchas visitas a nivel comarcal”.

En el museo se puede contemplar todo el proceso que sigue la especia, desde su recolección, hasta su envasado, en un entorno cuidado hasta el más mínimo detalle. Aunque, sin duda, para los nostálgicos que lo visiten, lo más impactante es el olor característico del azafrán que ya ha conseguido impregnar hasta el último rincón del edificio, y que transporta a todos los presentes a tiempos pasados, en los que la familia se reunía en torno al brasero para mondar rosa en animada charla.

Aprovechando el inigualable espacio que ofrece el museo, el Ayuntamiento de Madridejos ha decidido que las III Jornadas de ‘Monda del Azafrán de la Mancha’ se ubiquen en sus dependencias, desde este viernes, 23 de octubre, hasta el próximo domingo, 31. Monda de rosa, visitas, rutas guiadas o conferencias son algunas de las actividades que ofrece esta festividad, en cuya organización colabora la Fundación Consejo Regulador de la Denominación de Origen ‘Azafrán de la Mancha’.

No es barato que digamos...Así que, ya lo saben, este fin de semana, tanto experimentados como neófitos en la materia, tienen la oportunidad, unos de recordar esas largas horas en familia mondando rosa, y otros de ver en persona una de las tradiciones que en toda la región se recuerdan con más cariño. A este último grupo debemos advertirles que, tras un periodo de tiempo, no muy considerable, las manos del mondador tendrán un color amarillo muy característico. Así que, aquellos que quieran disimular el color similar de alguno de sus dedos, por culpa del tabaco, al menos durantes los próximos días tienen una buena excusa a mano: “No es del tabaco, es que he estado mondando rosa del azafrán”.

Si quisiera tirar de chiste fácil, la canción de hoy podría ser de ‘AzaFran Perea’ pero, en este caso, voy a tirar por otros derroteros. Concretamente, hacia tierras irlandesas, donde nació esta canción que me tiene enamorado desde hace años…

7 pensamientos en “En busca del ‘oro rojo’ perdido…

  1. Muy interesante.
    Yo pelo azafrán todo el año, para que no se me olviden las raíces.
    Buen día.

  2. Es una pena que se abandone este cultivo, la flor es preciosa y todo el proceso que conlleva es artesania pura.
    Habria que preguntar a Don Antonio (Fundación Consejo Regulador de la Denominación de Origen ) que tal se le da la monda!!!

  3. El oro rojo es sin duda uno de los mejores condimentos, por ejemplo, para una buena paella. Aún recuerdo ese magnífico reportaje en http://www.dclm.es. Espero que puedas escribir muchos más.
    ¡Buen blog!

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s