De Gomaespuma, DGT y Casettes… (I)

Todavía recuerdo, con mucha nostalgia, las gasolineras de antaño. Realmente, no diferían mucho de las actuales, salvo por la modernización de todos sus elementos. Algo lógico, por otra parte. No obstante, si nos fijamos con atención, las de hoy en día no tienen nada que ver con las de antes, y no hablo de los años 60, ni mucho menos, sino de hace menos de una década.

Sólo prepago...Y para comenzar esta comparación, que mejor que lo obvio: el precio. Tengo grabado en mi memoria, como si fuera ayer mismo, el precio del primer depósito que eché a mi Opel Corsa TDi el año de su compra (2002): 23 euros. Cabe matizar que me lo dieron en la reserva, algo habitual en los concesionarios (y muy lamentable), y que su capacidad era de unos 45 litros. Echando una cuenta rápida y sencilla, te darás cuenta que el litro de gasoil sale a 51 céntimos el litro. Ligeramente más económico (modo ironía on…) que el 1,33 euro que ronda la media actual (64 euros, mi último depósito).

Obviamente, no queda ahí la cosa. Y es que, el gasolinero se ha convertido, de la noche a la mañana, en un profesional en peligro de extinción. Bueno, según se mire, porque ahora todos lo somos, en cierto modo, gracias a ese invento llamado ‘Autoservicio’. ¿Te imaginas ir a un restaurante y tener que recoger tus propios platos? No lo imagines, ya existe… aunque tampoco parece de recibo, por muy barata que sea la comida.

Pero si hay algo que echo de menos Hortera...de las gasolineras, y que debería ser obligatorio por ley, son los regalos que te hacían por alcanzar cierta cantidad en el repostaje. Algunos diréis, ¿y qué pasa, por ejemplo, con los puntos BP? Pues pasa que si tengo que reunir cuatro millones de puntos (a punto por litro) para ganar una tostadora, no lo puedo considerar un regalo. Llamadme radical…

Yo me refiero a esos triángulos (novedosos hace años), esas pinzas, esos recopilatorios en casette con los éxitos del verano, incluso esas pegatinas horteras que algunos padres lucían orgullosos en la parte trasera del vehículo. Eso era marketing, y del auténtico.

De hecho, debo confesar que el motivo que me ha llevado a hacer este post, no es otro que uno de esos regalos.Concretamente, una cinta de casette que, con siete años, me llevó a tener tres revelaciones: la DGT mola (es posible que ahora no mole tanto); la canción ligera italiana de los 60 y los 70 engancha; y Gomaespuma son unos genios del humor.

Fue exactamente en 1987 cuando las gasolineras Ressa, tras un acuerdo con la DGT, decidieron repartir entre sus clientes un casette con varios éxitos de ayer, hoy y siempre, en su mayoría ‘azzurros’. El valor añadido, humorístico y educativo, venía entre canción y canción, donde Guillermo Fesser y Juan Luis Cano, ofrecían al oyente una serie de consejos para una conducción más segura, al más puro estilo Gomaespuma.

Pues bien, 24 años después, y gracias a una fuente cuyo nombre no es pertinente desvelar (gracias Mamá…), he conseguido recuperar esos ‘consejos’. No obstante, como el post está quedando algo largo, te los mostraré en la segunda parte del mismo. Eso sí, te dejo un adelanto en exclusiva….

http://www.box.com/embed/nxt2d260uek24x5.swf

En lo relativo al aspecto musical, creo que es pertinente seguir tirando del ‘Ressa-repertorio’. No sé quién se encargaría de la recopilación, pero no tuvo que hacerlo muy mal cuando, 24 años después, recuerdo la mayoría de las canciones que incluía el casette…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

6 pensamientos en “De Gomaespuma, DGT y Casettes… (I)

  1. GUAY! me ha gustado la introducción a los grandes recuerdos.
    Además, con esto animas a recordar a muchos (conocidos), otros tiempos.
    Espero ansiosa la 2ª parte, y no tengo que ir al cine………me la sirven en casa.

    Un Beso.

  2. Lo malo de los grandes recuerdos es que, en muchos casos, esconden los años que tenemos. Eso sí, como somos optimistas por naturaleza, lo llamaremos… sabiduría!!!

    La segunda parte, en breve…

  3. Me encanta!

    Mi cassete del Fary estaba hasta hace poco en casa de mis padres, pero se rompió de tanto usarlo… Qué tiempos!!!

    Espero la segunda parte.

    Besitos!!

  4. Pingback: De Gomaespuma, DGT y Casettes (y II)… | laultimaronda

  5. Jeje, todos tenemos nuestros mitos musicales de la infancia… aunque el Fary es un grande entre los grandes, a pesar de ser tan pequeñito!!! La segunda parte ya está disponible… espero que te haya gustado Vero!!!

  6. Pingback: De multas, radares y recaudaciones (I) | laultimaronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s