‘Nunca es tarde para aprender inglés…’

Como todos los miércoles, este blog se pone el traje profesional para recibir el ‘aclamado’ por todos los lectores: ‘Día del Reportaje’.

En esta ocasión te traigo uno de los trabajos que recuerdo con más cariño, sobre todo por lo que me reí durante su elaboración: Un curso de inglés para mayores, que organizó el Centro de Día de Miguelturra (Ciudad Real).

Alumnos de Miguelturra...Y es que, no te puedes imaginar lo que es llamar a una de las alumnas por teléfono, y que te conteste ‘Hello’, mientras le da el biberón a su nieta. O que te confiese que si no se había ido de viaje a Londres, no era por el idioma (cuando hablé con ella, llevaban cinco o seis clases…), sino porque no encontraba acompañante para su aventura británica…

Nunca es tarde para aprender inglés en Miguelturra

Un divertido y curioso taller para enseñar inglés ha devuelto a los 20 usuarios del Centro de Día de la localidad churriega a las aulas para aprender la lengua de Shakespeare

CLMPRESS.- El Servicio de Estancias Diurnas del Centro de Día de Miguelturra (Ciudad Real) se ha propuesto enseñar inglés a los 20 usuarios del centro, con un ameno y divertido curso. Y es que nunca es tarde, si la dicha es buena, para aprender la lengua de Shakespeare. A través de la Concejalía de Bienestar Social churriega, el equipo de terapeutas del Centro se han coordinado para llevar a cabo este interesante proyecto, encabezado por Beatriz Gómez y Susana Jiménez, que son quienes preparan, cada semana, los contenidos docentes.

“Es una actividad que viene muy bien a nivel de estimulación sensorial, a nivel de articulación y mover la musculatura porque les hacemos articular mejor, además despierta su interés y así pueden intercambiar palabras con los nietos que es muy gracioso”, comenta Beatriz Gómez.

El curso, que se imparte en dos clases a la semana de una hora cada una, tiene como objetivo enseñar a los veteranos alumnos los conceptos básicos de la lengua, como ‘mi nombre es’, ‘gracias’, ‘por favor’ o los colores, entre otros, de forma adaptada a las capacidades de los alumnos. “Lo que más les cuesta es la discriminación auditiva porque muchos de ellos tienen problemas de oído, pero bueno, les facilitamos el aprendizaje lo máximo posible”.

Nada de escritura, sólo vocabulario

Lo que han preferido no tocar, de momento, es la escritura “porque les cuesta mucho más, así que ahora mismo sólo estamos enseñando vocabulario”, afirma la terapeuta quien añade que otra de las complicaciones con las que se encuentran es que “muchas de las palabras se les olvidan”. Y es que muchos de estos alumnos sobrepasan los 80 años.

Big Ben nocturno...No obstante, para intentar que las lecciones queden fijadas en los estudiantes, la enseñanza no se limita a las dos horas de clase semanales, puesto que la coordinación del personal les permite practicar a todas horas las lecciones que hayan aprendido hasta el momento. “Cuando terminamos la clase, le cometamos al resto de terapeutas el nivel por el que vamos y el vocabulario que les enseñamos lo van practicando. Por ejemplo, ahora nos saludan con ‘Hello’, en vez de decirnos hola”, confiesa la terapeuta.

Eso sí, el ritmo de las clases es más lento de lo que las ‘teachers’ esperaban por lo que “no sé el temario que nos va a dar tiempo a enseñar, porque sólo tenemos dos sesiones a la semana y como hay que hacerlo en plan lúdico y trabajado para que se queden con los conceptos, nos lleva mucho tiempo”.

En principio, este taller se prolongará hasta el mes de septiembre pero, en función del éxito, Beatriz Gómez no descarta que continúe una vez que pase la fiesta de graduación para la cual los alumnos “también aprenderán alguna canción”.

Josefa, una alumna aventajada

“Hello”. Así comienza la conversación con Josefa, una de las alumnas más jóvenes de este curso, con 62 años, que ha asimilado a la perfección los conceptos y el espíritu de este taller de inglés. Eso  sí, cuando la cosa se complica, Josefa confiesa que le cuesta más seguir el ritmo. “Hemos cantado el cumpleaños feliz a una compañera, que cumplía 84 años, pero no se me ha dado muy bien”.

A pesar de todo, Josefa se muestra contenta y satisfecha con lo aprendido hasta ahora y, sobre todo, inconformista, puesto que afirma que “me gustaría seguir aprendiendo inglés porque me ha gustado mucho”. Incluso no descarta hacer un viaje a Londres, por ejemplo, consciente de que el problema no será el idioma sino, “que no tengo con quien ir”, bromea, antes de despedirse con un sonoro y rotundo “bye, bye”.

En lo que respecta a lo musical, no me voy a alejar mucho de la añorada por Josefa ciudad de Londres. Concretamente voy a ir hasta Manchester, donde hace dos décadas que surgió una banda que, durante años, dominó el panorama musical mundial. Por cierto, que en sus inicios se llamaron ‘The Rain’… hicieron bien en cambiar de nombre…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

3 pensamientos en “‘Nunca es tarde para aprender inglés…’

  1. Yo de mayor, quiero tener el espíritu de Josefa. No por la decisión de aprender inglés, sino por la ilusión se conseguir a alguien, aunque sea solo para ir de viaje.
    Que pases un buen día.

  2. Que encanto de mujer, que inglés tan fluido y que aventurera! Muy al estilo Thelma y Louise, sólo que aún no había encontrado a su Louise particular!

  3. Pingback: El dolor crónico ya tiene solución | laultimaronda

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s