CLM: ‘Reality’ o ficción…

Lo confieso, aunque quien me conoce lo sabe… me encanta el corazón, el cotilleo, los realities y, obviamente, Telecinco, Sálvame y todos sus derivados.Tanto a nivel catódico, nacional e internacional… como a nivel local. De hecho, disfruto mucho más del ‘marujismo’ toledano, por eso de que conocer a los implicados le da empaque a un chismorreo…

Por todo ello, este reportaje que hice para Dclm es uno de los que más he disfrutado. Pues, además de permitirme conocer a genta maravillosa, mención especial a Jesús Tinajo, me ayudó a rememorar grandes momentos con una de mis mejores amigas de toda la vida: la televisión…

Dos de las cuatro eran de Toledo...CLM: ‘Reality’ o ficción – Jesús Redondo – 12/02/2011

¿Quién le iba a decir a George Orwell que su ‘1984’ iba a marcar el devenir de la televisión del nuevo milenio? Y es que la obra más famosa de este escritor y periodista británico, fue la semilla del formato que revolucionó el mundo catódico en el año 2000: Gran Hermano (GH).

¿Recuerdan? Una casa. Un experimento sociológico. Convivencia. Mercedes Milá. Nominaciones. Ismael Beiro. Sin duda, la primera edición de este concurso supuso un inesperado fenómeno de masas, como demuestran los más de nueve millones de personas que vieron su final (70,8% de cuota de pantalla). Pero la influencia de GH1 no se quedó en una gran audiencia, sino que sentó las bases de la televisión de los siguientes diez años.

Operación Triunfo; Fama ¡a bailar!; El Bus; GH Vip… Muchas han sido las derivaciones que, con más o menos fortuna, han seguido la estela de un concurso que, tras 12 ediciones, sigue en plena forma, y con Mercedes Milá como perfecta directora de orquesta. Junto a ella, los 189 concursantes que han pasado por la archiconocida casa de Guadalix de la Sierra (Madrid). Una morada por la que, obviamente, ha pasado más de un castellano-manchego.

ÍÑIGO GONZÁLEZ (GH1), ANTE UN CONCURSO DESCONOCIDO

“Estaba haciendo la entrevista con Mercedes Milá, y durante un intermedio, vino una niña pequeña, llorando, y me pidió un autógrafo. Yo le dije que por qué me lo pedía, si no había hecho nada en mi vida, y no pensaba que fuera conocido. Y ella me dijo que había visto GH todos los días”.

Éste es el primer recuerdo que le viene a la cabeza a Iñigo González Sosa (GH1), de su experiencia en el concurso. Este ceutí, afincado en Castilla-La Mancha desde hace más de cinco años, participó en la primera edición del concurso, en el año 2000, a pesar de lo cual, “a día de hoy, todavía cuelga la etiqueta y han pasado ya 11 años. La gente todavía me para por la calle, y en el trabajo diario la gente también lo comenta. La única manera de ser una persona normal es estar en el mismo sitio mucho tiempo y que te consideren uno más, si no vas a ser siempre la comidilla”, confiesa.

A pesar de todo, considera que Gran Hermano “es una experiencia maravillosa, única y fue fabuloso, pero tienes que trabajar mucho, mucho, mucho, para que te tomen en serio, porque sales convertido en un personaje”. Un personaje del que muchos concursantes no saben separarse al abandonar el concurso. “Yo me tomé muy bien la fama, aunque sí que aparté un poco a la familia porque tenía obsesión por estar con mis compañeros. Pero bueno, mi familia siempre ha estado apoyándome”, añade.

Y es que, el paso por este concurso puede cambiar la vida a cualquiera de sus concursantes. “Gané mucha pasta. Muchas veces te dan ganas de hacer algo para volver a ese mundo, porque el trabajo de periodista es muy duro, muy sacrificado y pagan muy poco. A veces esperas que pase otro tren. Repetiría sin dudar”.

A pesar de sus deseos, “nunca me han propuesto montajes. Siempre he sido una persona normal y con sentido del humor como para hacer montajes. Una vez sí que me dijeron que Aída Nízar estaba detrás de mí, pero no sé para qué”. De lo que sí se queja, es de que “muchas entrevistas que me hacen, las cambian para buscar el morbo”, comenta, antes de confesar que para él, la mejor concursante que ha pasado por GH, ha sido “Fresita, porque creo que es muy carismática y me gustó mucho su edición”.

JESÚS TINAJO, DE GH A ‘SÁLVAME DELUXE’

Por su parte, Jesús Tinajo, participó en la séptima edición de Gran Hermano, entre 2005 y 2006, en la que Pepe, y su famoso ‘Nominator’, se adjudicaron la victoria. A pesar de todo, a este joven tomellosero, no le ha ido mal, pues ha pasado de concursar en Gran Hermano, a trabajar en ‘Sálvame Deluxe’, aunque no de colaborador. “Tengo un local en Tomelloso (Ciudad Real) que se llama ‘Sálvame Deluxe’, con el que poco a poco intentamos ir creciendo”.

Pero ¿qué hizo que un joven encofrador castellano-manchego, que no era seguidor de GH, entrara en la casa de Guadalix? Como en muchos casos, su madre. “Yo no veía Gran Hermano, pero mi madre era la que me decía que fuera, incluso fue ella la que me rellenó el primer test por Internet. Casi sin querer, me veo en el último casting, así que pensé que si podía cambiar mi vida de encofrador a personaje de televisión, pues bienvenido sea”.

Pero su experiencia en la televisión, no fue tan buena como él pensaba, al menos al principio. “Te ves en un mundo muy diferente y al día siguiente de salir de la casa ya tienes que tener tablas, y no, tú eres una persona normal, que te ves de golpe con profesionales del medio, y pagas todas las novatadas, hasta que ves cómo funciona”. De hecho, confiesa que “lo primero que se me viene a la cabeza, no es tanto el tiempo que pasé dentro de la casa, sino ya cuando salí”.

Por suerte para él, las novatadas no fueron eternas, y su bagaje televisivo tuvo cierta continuidad. “estuve de manera habitual un año y pico, porque por aquella época estaba ‘A tu Lado’ que generaba mucho trabajo. Luego de manera intermitente estuve hasta los tres años que me llamaban de ‘Salsa Rosa’ o ‘DEC’”.

GRANDES HERMANOS, CUIDADO CON HACIENDA…

Mucho han cambiado las cosas desde entonces, pues “ahora te sale un bolo de vez en cuando, pero no es un medio de supervivencia económica, es algo más salteado”. Eso sí, confiesa, “unos dos años si te los puedes pasar viviendo de GH”.

Y es que, entrando en este concurso “se gana mucho dinero, pero también te obliga a gastar mucho para estar a ese nivel. Además, luego viene Hacienda y los palos que te da son muy gordos, y los tienes que pagar, tengas o no”, advierte. “Vives mejor, pero tienes que ir a cuentagotas, porque si no luego te ves endeudado”.

Por último, recuerda los 91 días que pasó en la casa y confiesa que “me arrepiento de los malos modales que tuve, pero es que son tres meses que te llevan a situaciones extremas que son inevitables. De todos modos, yo como concursante, cuando te llega una semana en que los medios te tienen que bombardear y te tienen que echar por tierra todo el esfuerzo que has hecho en los meses que has estado antes, no tengas duda que lo van a hacer”. Y es que, “tras pasar por GH, veo los reportajes el día siguiente de las nominaciones y ya sé quién va a salir, porque es siempre igual”.

JAVIER PALOMARES (GH10), DE GUADALIX AL ESCENARIO

Y si Jesús Tinajo confesaba que no era seguidor de GH, Javier Palomares, concursante de la décima edición, se encuentra en el lado opuesto. “El hecho de presentarme a GH me viene desde que vi la primera edición, y hasta que no lo conseguí no paré”.

Y es que Javier Palomares, natural de Porzuna (Ciudad Real), no oculta que “me gusta ser famoso y, sin duda, repetiría la experiencia porque ha sido muy buena”. Y eso que, cuando entró en la casa de Guadalix “sabía que iba a haber críticas fuera de la casa, pero lo tenía asumido y estaba preparado para ellas”.

Han pasado dos años desde que saliera del concurso y, aunque asegura que “cuesta un poquito mantenerte en la realidad”, no ha perdido la perspectiva “gracias a mi mujer y su apoyo. Si te dejas influenciar por otras personas, puedes perder la cabeza”.

No ha sido el caso de este porzuniego, quien tras varios bolos y una corta carrera musical junto a su compañero de edición ‘Julito’, ha decidido centrarse en su carrera en solitario. “Después del accidente que tuve, donde me amputaron un dedo, tuve tiempo para pensar qué quería hacer con mi vida, y es cuando decido hacer clases de canto y dedicarme al disco que estoy preparando”, y que podría estar listo para finales de año. No obstante, en verano, asegura que tiene previsto “hacer una pequeña gira”.

ENGRACIA, DE MORAL DE CALATRAVA A VIETNAM

Pero, como no sólo de Gran Hermano vive el televidente, ha habido otros concursos que han atrapado a los telespectadores. Uno de los que mejores críticas ha recibido ha sido ‘Pekín Express’, en Cuatro. Un concurso en el que dos agricultores de Moral de Calatrava (Ciudad Real) se convirtieron en protagonistas de su tercera edición.

Y es que Engracia y Manuel, no dudaron en coger ‘dos mudas’ y lanzarse a una aventura que les llevaría de Vietnam a Indonesia, pasando por Laos, Vietnam y Camboya, países por los que pasearon Castilla-La Mancha y su buen humor. “Mucha gente se molestaba porque dábamos mucha publicidad de Castilla-La Mancha, pero nosotros éramos así, con nuestra gargantilla de San Blas, hablábamos del Quijote, que le llevamos muy dentro, y hacíamos bandera de nuestra tierra, porque es lo que conocemos”, recuerda Engracia Segovia.

Y es que para los dos moraleños, Pekín Express no fue un concurso, “para nosotros cada día era una fiesta. Queríamos aguantar todo el tiempo posible, no por el dinero, sino por la aventura. Nosotros íbamos a disfrutar, no como otros que iban a muerte. Somos una pareja con la que la gente lo pasó muy bien. Muchas veces los cámaras se tenían que tapar porque se partían de risa”, comenta.

Aunque, como recuerda, “también hubo momentos difíciles, porque un día estuvimos cinco horas en una carretera sin que parara un coche, y pensábamos que era el final nuestro, pero luego vimos que alguno también se quedó atrás”. Al final, tuvieron que conformarse con el cuarto lugar, pero con la satisfacción de una experiencia que disfrutaron hasta en los peores momentos.

Eso sí, “dinero sólo se llevaron los que ganaron, nosotros, prácticamente, no ganamos nada”. De hecho, las consecuencias por participar en Pekín Express pudieron ser peores, puesto que “dejamos todo, la empresa, la familia y nos fuimos a 15.000 kilómetros. No sabíamos nada de España. Llamaban a nuestras mujeres todos los lunes, para decirles que estábamos bien, pero ya”. En la actualidad, “hacemos algún bolo, pero queremos seguir en la brecha y seguir saliendo en televisión, porque tenemos muchas cosas que mostrar todavía”.

A LA ESPERA DE UN GANADOR DE CLM…

Tras decenas de realitys y numerosos concursantes castellano-manchegos, tan sólo falta que uno de ellos alcance la meta final: la victoria. Algo a lo que aspira el toledano Dámaso Angulo, uno de los seis concursantes que todavía quedan en la casa de Gran Hermano, en su 12ª edición.

Una victoria que, sin embargo, no podrá conseguir la también toledana Ángela Linares, participante de la novena edición de Gran Hermano quien, a pesar de ser la concursante que más días pasó sin salir nominada, fue expulsada en la primera nominación a la que se enfrentó, con un 92,7%, segundo porcentaje más alto de la historia, tras el registrado por Nagore (GH11), con un 95%.

Tampoco acompañó la suerte en GH3 a Óscar Muela, un joven barcelonés, aunque criado en Puertollano (Ciudad Real) al que todos señalaban como ganador de su edición, que finalmente se llevó el gallego Javito. Y es que Óscar, un concursante paciente, atractivo y simpático, tuvo que abandonar el concurso por problemas familiares, cortando así todas sus posibilidades de victoria final.

No fue éste el caso de Jesús de Manuel, el joven de Ciudad Real que, a pesar de ser uno de los favoritos de la audiencia, fue expulsado en la cuarta gala del concurso, en la que interpretó el tema ‘Baila en tu boca’, de Los Caños.

La última castellano-manchega en embarcarse, en este caso en un docu-reality, ha sido Iratxe Soriano, una toledana de 25 años, que participa en ‘Princesas de barrio’, de La Sexta. “Extravagante, espontánea y con una personalidad arrolladora”, la joven mostrará a toda España como es su vida como ama de casa junto a su novio, con el que vive en el barrio de Santa María de Benquerencia desde hace año y medio.

REALITY PROPIO EN CLM

No obstante, enviar a algún paisano de la región a un reality, no es la única opción para participar en uno, tal y como demostró el Ayuntamiento de Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real), en verano de 2010. Y es que, el Consistorio pozoleño decidió montar su propio concurso, ‘Pozuelo Express: La Ruta del Pozillo’, con un notable éxito de participación y de crítica.

De hecho, tal y como afirmaba la concejala de Festejos, Sofía Montero, la intención del Ayuntamiento es ampliar el radio de acción del concurso a los municipios de alrededor en la edición de este año. Quién sabe si en dos o tres ediciones, el continuo crecimiento de este ‘reality municipal’ podría alcanzar dimensiones regionales, y dar paso a ‘CLM Express’…

Somos muchos los que defendemos que la primera edición de Gran Hermano (2000) fue la mejor. Novedoso, sorprendente, rompedor y, por supuesto… Íñigo y su inolvidable polo verde. Qué jóvenes éramos todos. Aún recuerdo que estaba deseando llegar a casa de mi tía (mi morada en aquella época), y ver el resumen diario con mi primo Nacho. Qué os voy a decir de las galas…

Pero, como también le pasa a mucha gente, cada vez que pienso en GH1 y en su ganador, Ismael Beiro, me viene a la cabeza la canción que sonaba cuando salió de la ‘Casa de Guadalix’ como primer ganador del concurso, ante más de nueve millones de espectadores y un flipante 70,8% de share…

Autor: Jesús Redondo Consuegra

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s