Más frío que junto al Tajo…

Durante años no entendí la filosofía de la Comunidad de Vecinos de casa de mi padre, en lo que respecta a la calefacción central. Resulta que tenían establecido que ésta se pondría, todos los años, el 1 de noviembre. Es decir, ya podía haber -10º el 30 de octubre, que la calefacción no se activaba, a pesar de que el precio de la Comunidad, incluyera la propia calefacción.

Por suerte, mi padre cogió la Presidencia de la Comunidad en 2008, 12 años después de que llegáramos a la casa, y consiguió convencer a sus ‘convecinos’, al más puro estilo Antonio Recio, para que esta practica cambiara.

En plena reunión de vecinos...Dicho y hecho. Ese invierno, el frío comenzó a principios de octubre y, por suerte, esos días la casa estaba calentita porque la caldera se pudo activar.

Bien, pues tras tres años de inviernos calentitos en casa de mi padre, resulta que nos compramos nuestra propia casa en Buenavista, y tenemos el mismo problema, pero con peor panorama, porque no hay fecha fija para poner la calefacción.

Qué recuerdos...

Así que, aquí estoy, a las 00:15 horas, un miércoles 26 de noviembre, muerto de frío en mi propia casa, más parecido a un Calippo que a una persona, a pesar de pagar 120 euros mensuales de Comunidad. Estamos en un mundo de locos… y además de locos, congelados…

Con este panorama, no me queda otra que dejar una canción tan melancólica como escandalosamente buena…

¡Qué bien huelen los pinos! – EL ÚLTIMO DE LA FILA

Sea bueno, sea malo, deja siempre un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s